miércoles, 5 de mayo de 2010

"EL HIJO DEL HOMBRE NO HA VENIDO A SER SERVIDO SINO A SERVIR "


Vivir en constante disponibilidad a las necesidades ajenas

es una forma de imitar a Jesús, quien siendo Dios, no vino a ser servido sino a servir.


En diversas ocasiones proclamará el Señor que no vino a ser servido sino a servir. Toda su vida fue un servicio a todos, y su doctrina es una constante llamada a los hombres para que se olviden de sí mismos y se den a los demás. Recorrió constantemente los caminos de Palestina sirviendo a cada uno de los que encontraba a su paso. Se quedó para siempre en su Iglesia, y de modo particular en la Sagrada Eucaristía, para servirnos a diario con su compañía, con su humildad, con su Gracia.

En la noche anterior a su Pasión y Muerte, como enseñando algo de suma importancia, y para que quedara siempre clara esta característica esencial del cristiano, lavó los pies a sus discípulos, para que ellos hicieran también lo mismo.

Los cristianos, que queremos imitar al Señor, hemos de disponernos para un servicio alegre a Dios y a los demás, sin esperar nada a cambio; servir incluso al que no agradece el servicio que se le presta. En ocasiones, muchos no entenderán esta actitud de disponibilidad alegre. Nos bastará saber que Cristo sí la entiende y nos acoge entonces como verdaderos discípulos suyos. El «orgullo» del cristiano será precisamente éste: servir como el Maestro lo hizo. Pero sólo aprendemos a darnos, a estar disponibles, cuando estamos cerca de Jesús. «Al emprender cada jornada para trabajar junto a Cristo, y atender a tantas almas que le buscan, convéncete de que no hay más que un camino: acudir al Señor.


»¡Solamente en la oración, y con la oración, aprendemos a servir a los demás!».

De ella obtenemos las fuerzas y la humildad que todo servicio requiere.


Nuestro servicio a Dios y a los demás ha de estar lleno de humildad, aunque alguna vez tengamos el honor de llevar a Cristo a otros, como el borrico sobre el que entró triunfante en Jerusalén. Entonces más que nunca hemos de estar dispuestos a rectificar la intención, si fuera necesario. «Cuando me hacen un cumplido -escribe el que más tarde sería Juan Pablo I-, tengo necesidad de compararme con el burro que llevaba a Cristo el día de ramos. Y me digo: "¡Cómo se habrían reído del burro si, al escuchar los aplausos de la muchedumbre, se hubiese ensoberbecido y hubiese comenzado -asno como era- a dar las gracias a diestra y siniestra!... ¡No vayas tú a hacer un ridículo semejante...!"», nos advierte.


Servicio alegre, como nos recomienda la Sagrada Escritura: Servid al Señor con alegría, especialmente en aquellos trabajos de la convivencia diaria que pueden resultar más molestos o ingratos y que suelen ser con frecuencia los más necesarios. La vida se compone de una serie de servicios mutuos diarios. Procuremos nosotros excedernos en esta disponibilidad, con alegría, con deseos con deseos de ser útiles.



Estás invitado a servir con alegría y para Cristo, recordá que en una oportunidad alguien lo hizo por vos sin pedir nada a cambio. "Gratis recibiste, dar también gratuitamente"





Cuando somos generosos en esta entrega a los demás, sin andar demasiado pendientes de si lo

agradecerán o no, de si lo han merecido.... comprendemos que

«servir es reinar».




Hasta la próxima

OH BELLA CHAU




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada